En Ludus Belli ya tenemos el nuevo codex de Imperio T’au en nuestras manos y nos encanta. Y es que su renovación a la novena edición de Warhammer 40.000 ha traído a sus jugadores un arsenal renovado de reglas, reliquias y muchas otras chucherías tecnológicas.

Es por ello que para aquellos que quieran darle una oportunidad a este ejército con el nuevo libro de ejército del Imperio T’au, os dejamos los puntos clave para que conozcas mejor su funcionamiento tras la salida del codex.

codex T'au

¿Qué novedades tiene el nuevo libro de ejército del Imperio T’au?

Si de algo saben los valientes guerreros del Imperio T’au, es de saber disparar. Con este nuevo codex fortalecen tanto esta faceta del ejército que cruzarás los dedos para comenzar primero o haber escondido bien tus miniaturas detrás de algunos elementos oscurecidos.

Filosofías de guerra Mont’ka y Kauyon

La “superdoctrina” de los T’au, si se puede llamar así. Las filosofías de guerra son unos beneficios que se pueden elegir antes de iniciar la batalla, justo después de saber qué jugador tiene el primer turno.

Según la filosofía táctica que hayas escogido, tendrás una serie de ventajas en rondas de batalla diferentes. En el caso de Mont’ka, estará activa desde la ronda 1 hasta la 3, aportando solidez en los disparos al considerar las unidades del ejército inmóviles (a pesar de mover o avanzar) y tener una potente mejora de FP y repetir unos para herir contra la unidad más cercana.

Por otro lado, la filosofía táctica Kauyon se activa desde la ronda 3 hasta la 5. Pero la paciencia para llegar a ese turno tiene su recompensa: poder disparar incluso cuando se ha retrocedido (con un penalizador) y obtener impactos adicionales a los disparos contra las unidades enemigas más cercanas. ¿Cuál de las dos encajaría mejor en tu estilo de juego?

Los marcadores telemétricos ahora son una acción

Un cambio muy importante y que reincide en las importancias de las acciones en esta edición de Warhammer 40.000. Los marcadores telemétricos dejan de dispararse para convertirse en una acción que debe utilizarse al principio de la fase de movimiento.

Se completa al inicio de la fase de disparo y permite colocar marcadores en unidades enemigas a 36”. Aquellas unidades del ejército T’au que disparen contra ella podrán sumar bonificadores de +1 eliminando uno de los marcadores de dicha unidad enemiga.

Esto es un arma de doble filo. Por un lado, te aseguras de que los marcadores telemétricos entren con mayor facilidad que antes; por otro, debes gastar una acción con la unidad, impidiéndote mover o realizar cualquier cosa que pueda interrumpirla. Con unidades especializadas en este propósito, como los Rastreadores T’au, se equilibra la balanza.

Se pierde la regla de fuego defensivo con todas las unidades cercanas

codex T'au

Pues sí, y es que en el nuevo libro de ejército del Imperio T’au esta regla tan desagradable para los ejércitos que van al cuerpo a cuerpo desaparece. Cargases a quién cargases del castillo de miniaturas T’au, ibas a recibir toda la furia y las balas de todos.

Ahora ya no es así, sino que el fuego defensivo se activa como con cualquier otro ejército. Deberás gastar 1 punto de mando para utilizar la estratagema correspondiente y sólo aquella unidad que es cargada podrá disparar. 

¿Qué significa esto? Un punto más de complejidad cuando se juega con el Imperio T’au. Unidades pantalla, como los Kroot e incluso los Guerreros del Fuego, serán indispensables para evitar que los enemigos lleguen a cargar a las unidades más potentes de tu ejército.

Drones y protocolos de salvamento

Un rasgo característico de muchos ejércitos del Imperio T’au era ese enjambre de drones defensivos revoloteando alrededor de las armaduras Cataclismo, absorbiendo disparos y ofreciendo una protección excepcional ante los ataques del oponente.

Ahora esta dinámica desaparece por completo: los drones se incluyen dentro de las unidades que los han adquirido como equipo, por lo que sólo podrán absorber disparos que estén dirigidos hacia esa misma unidad.

De todas maneras, aún queda un remanente de esta vieja dinámica. Una estratagema que permite que una unidad dron cercana pueda escudar aquellas piezas clave del ejército T’au que se han quedado sin drones o no cuentan con ellos.

Nuevas estratagemas, reliquias, prototipos, invocaciones y mucho más

Como no podía ser de otra manera, el codex se ha adaptado muy bien a la novena edición de Warhammer 40K con estratagemas tan variadas como funcionales. Si a eso se le suma la posibilidad de crear sectores T’au personalizados, la profundidad estratégica es impresionante.

También se han añadido reliquias, prototipos y rasgos de Señor de la Guerra muy jugosos. Por ejemplo, hay que destacar una de las mejores armas cuerpo a cuerpo de todo el juego, el Guantelete Onagro. Un comandante T’au equipada con ella lo convierte en una amenaza cuerpo a cuerpo muy real.

Los personajes Etéreos también disfrutan de una interesante mejora. Sus invocaciones ofrecen un abanico táctico muy interesante, pudiendo potenciar disparos e incluso recuperar puntos de mando. Su dinámica es similar a la de las letanías de un capellán de los Marines Espaciales.

codex T'au

¿Por dónde comenzar a coleccionar el ejército Imperio T’au?

Teniendo en cuenta todo lo anterior, si le sumamos la renovación de atributos a todas las armas de disparo para hacerlas mucho más letales, ahora es el momento perfecto para comenzar a coleccionar un ejército del Imperio T’au.

Una buena base para ello son la caja de Start Collecting! Imperio T’au y la Patrulla de Combate del Imperio T’au. En ambas obtendrás unidades esenciales para cualquier ejército y te permitirá jugar las primeras escaramuzas para saborear toda la tecnología punta de tus miniaturas.
Los Tanques Cabezamartillos y las Armaduras Apocalipsis son un buen añadido para acabar con lo más duro del rival, con armamento que niega todo tipo de salvación y causa mucho daño. Acompañados de equipos de Armaduras Crisis, con mayor movilidad, el rival no podrá esconderse de tu potencia de fuego.

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carro.

Seguir comprando