Historia

Furia, honor, ira, venganza,… no soy capaz de detener el flujo de emociones que transmite el espíritu máquina directamente dentro de mi cerebro. A pesar de dos décadas de pilotaje me percibo insignificante al conectarme a la antigua y profunda presencia de Reconquest. ¿Es él mi instrumento o soy yo el suyo?

Nuestro cañón termal crea fosas de cadáveres con cada disparo.- La sensación de poder anula el resto de pensamientos.

La macriatura

Es un Imperial Knight (Paladin/Errante) de Games Workshop. Las matrices son todas en plástico de alta definición con una mínima línea de molde, a veces ninguna. Personalmente me gusta trabajar el plástico de esta marca, su calidad ha evolucionado mucho en los últimos años y su escaso peso evita los desconchones por golpes.

 Trae diferentes armas y varias caretas para que elijas las que quieres montar. Está diseñado para que haya piezas móviles (codos, muñecas, cuello, escudo) e incluso los hombros son desmontables. Lo considero un acierto para el transporte y el uso en mesas de juego pero recuerda que son piezas de plástico y la pintura puede deteriorarse. Si vas a usarlo a menudo te aconsejo que pegues los hombros o cambies el sistema de anclaje por otro más firme. 

La caja contiene una hoja de calcas grandes bien definidas y adaptadas a los huecos de las placas de armadura. No las he usado, pero si te ciñes al trasfondo de las casas principales de caballeros te vendrá muy bien.

El montaje es sencillo pero hay que ir paso a paso. Las partes del torso encajan bastante justas, así que sé prudente con el cianocrilato y cuidado con no verterlo sobre las piezas móviles si quieres que sigan siéndolo.

La idea

Es un Caballero Desarraigado, una máquina solitaria cuya casa heráldica ha desaparecido. Este tipo de caballeros se encuentran expuestos a un mayor deterioro, puesto que no disponen de todos los medios para un correcto mantenimiento. Aparte me daba mayor libertad para usar colores y simbología.

El scratch de la peana es obra de Ismael Delgado y le dá significado al conjunto y al nombre de la máquina: Reconquest. La base principal son los restos oxidados y hundidos en el cieno de un Aquila Lander, una aeronave de transporte imperial. La idea es que el Adeptus Mechanicus viene a reconquistar Modelism-0, un planeta imperial caído en manos del Caos.

La pintura

El Caballero Imperial fue un campo de pruebas para usar casi todos los colores de tres sets de Scale75: Blood and Fire, Metal Steel y Metal Golden. Buena parte de la miniatura la pinté con tonos neutros en gris (negro + amar.hielo) o en metales oscuros con la intención de que resaltaran los colores cálidos: ocres/amarillos y rojos. La peana la integré al conjunto con los óxidos y sobre todo usando un triángulo de púrpura formado por el estandarte y los demonios juguetones de la base.

Los metales los he dado con sucesivos pinceles secos sobre negro y posteriores perfilados elevando el color según la luz cenital. Considero que la técnica de pincel seco, si la realizas con paciencia, es sencilla y realista. Los pigmentos de los metales de Scale75 son más finos y eso ayuda mucho al resultado final. Recomiendo usar la técnica en círculos suaves y acabar el trabajo con perfilados y desconchones. Observad los resultados en los dorados. 

Las partes que quiero que parezcan oxidadas llevan un lavado en óxido sobre negro previo al pincel seco. Aconsejo usar distintos tonos de oxidados según la pieza y así representas que algunas aleaciones se deterioran más rápidamente que otras a la intemperie. En el caso de dorados y cobres utilicé Nihilakh oxide de Workshop. Suelo integrar los dorados de los bordes con alguna transparencia de algún color interno de la placa.

Las placas de armadura están dadas con aerógrafo tapando previamente con cinta de protección los metales y perfilando en un color muy oscuro para delimitar, normalmente negro o el color interno + negro. Para los desconchones de estas piezas usé óxido oscuro de Vallejo para aumentar el contraste (con esponja + pincel y luego iluminando bordes inferiores).

Los símbolos fueron algo novedoso. Como no se me da bien pintar a mano alzada hice unos diseños en negativo y los llevé a una imprenta para que me los cortaran en vinilo adhesivo. Lo colocas sobre la placa de armadura ya pintada, aerografías el interior en un color que contraste y retiras la pegata de vinilo. Para evitar que la pintura a presión se filtre protegí el resto de la mini con papel film y usé el aerógrafo a unos treinta centímetros. No dejes el vinilo mucho tiempo pegado, puede dejar algo de adhesivo. 

Los caballeros imperiales suelen marcar en su estandarte las bajas ilustres que han abatido. Al haber jugado con la mini antes de pintarla tenía un orgulloso trasfondo de mis víctimas. Marqué un símbolo del ala del cuervo por Samael y otro de la guardia por un Baneblade. Posteriormente toda la simbología lleva una transparencia suave de aerógrafo con el mismo tono de fondo para otorgarle antigüedad.

Restos de la aeronave: comencé con un lavado general de thypus corrosion para dar aspecto de musgo que se ha secado al emerger del barro. Disfruté mucho con el caótico oxidado de la nave siniestrada. Empecé con una base hull red de Vallejo que fui iluminando con óxidos, marrones y ocres. Luego oscurecí zonas mas profudas con hull + negro y por último llegó la fiesta metiendo puntas secas de naranjas, negros, amarillos, ocres, pigmentos óxidos,…

Disfruten de pintar, ensuciar, aprender, modelar, ver, leer, reinventar… vivir el hobby. 

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.