Publicado el

RELATO: COSAS DE FRIKYS, ESCENA 4 (by Tanis)

Muy buenas, continuamos con los relatos de nuestro colaborador Tanis, si no habéis leído el anterior os aconsejo ir a la sección de relatos y leerlos. Esperamos que os guste y os hagan sacar una sonrisa:

Los Madriles. Escena 4
La espuma flotaba sobre el agua mansa y cálida de la bañera. Su cuerpo yacía relajado mientras su mente anidaba en remotos valles soleados más allá de las Marcas de Dorne. Alejado del ruido y del mundo divagaba levemente sobre inconsistentes hechos invisibles. La plenitud de su volumen corpóreo se hallaba sumergida en agradable y templado líquido salvo la gorra Deerstalker. Su canción predilecta sonaba en la radio, pero él no la escuchaba. Sus sentidos aletargándose en el tiempo iban cediendo al sopor y al olvido. La placidez de la superficie cristalina fue interrumpida por unas pompas de nitrógeno procedentes de las mazmorras de Harrenhal. Toda esa relajación, tan placentera, comenzaba a disipar los restos de toxinas alcohólicas de su organismo.

– ¡Romualdo salte ya! – gritó su madre.
– Un rato más Mamá por favor.
– ¡Fuera! Que tienes que recoger tu cuarto, sacar a Toby, comprarme cebollas en el chino, poner la mesa y llamar a tu abuela para preguntarle cómo se encuentra. ¡Que no tenga que volvértelo a decir! – amenazó.

Morti y sus treinta años se enjabonaron deprisa temiendo escuchar de nuevo aquella voz, aquel taladro incesante que se incrustaba en su sien produciendo un punzante dolor interno, amenazando con agravar su resaca y su depresión dominical. Su madre volvió al ataque y comenzó a sentir de nuevo el peso de los dedos de La Montaña tras sus ojos.

Publicado el

RELATO: COSAS DE FRIKYS (by Tanis)

Muy buenas a todos, hoy os traemos un relato de nuestro colaborador Tanis, hacía tiempo que no colgábamos relatos, espero que entre Tanis y alguno más que se anime podamos ir colgando nuevas cosillas, ya que son entradas divertidas y pasas un buen rato leyéndolas, sin más os dejamos con el relato un tanto friki:

COSAS DE FRIKYS
Los Quillo. Escena 1
Terraza de marujas, gritos de niños y olor a café con bollos

– ¡No veas qué pasada de bicho de Nurgle! Me encanta.
– Es que el plástico de Güorchopped es la polla. Ha mejorao una barbaridá, ¿te acuerdas las minis de antes?
– Sí, como se te cayera una de plomo adiós pintura y a montarla de nuevo. La verdad es que antes era impensable que pudieran sacar minis con tanta profundidad y relieve.
– Mira, mira, ¡qué cabezas más guapas! Y trae de sobra, pa que puedas personalizar tu regimiento. Joder, es que me han sacao el complemento perfecto pa mi ejército de Plaga. ¿Sabes qué te digo? ¡Que pal torneo de LUDUS voy con tó pintao! – exclamó Flanders.-
– No te cueles pisha, confórmate con montarlo que todavía te queda La Horda de guerreros del caos – dijo Grillo -.
– Eso me pongo yo un ratito to los días después de comer y en dos semanas. Además, ya tengo transformao el grupo de mando, que era lo más chungo.

9:30h. Un mes después en LudusBelli:

¡Ring!!Ring!
– Quillo, que ma tocao la primera ronda contra ti. ¿Dónde andas? ¿Qué estás aparcando?
– Que va tío, que no voy, si es que no ma dao tiempo de montarlo tó- respondió Flanders -.
– Pero, ¿no me dijiste que habías terminao el Glottkin?
– Casi, pero me lie y tuve que desmontarlo otra vez.
– ¿Y la Horda, cuántos te quedan pa los 40?
– 37.
– No me jodas tío,que me dejas sin jugar.
– Lo siento Grillo – dijo en tono de hundimiento -.
– ¿Qué te pasa Flanders?
– Nada, bueno sí. Que mi mujer se ha ido.
– No te entiendo, ¿Qué se ha ido dónde?
– A por tabaco.
– Pero, ¡si tu mujer no fuma!
– Por eso pisha, por eso.

Los Madriles. Escena2
23h. Ruido y olor de bar petado

– ¿Has visto el bicharraco ese nuevo de Nurgle?
– ¡Vaya porquería! Estos tíos de Güorchopped nos toman por tontos, te venden el plástico a precio de oro, pero qué se habrán creído – dijo Ashrum mientras daba un trago a su birra -.
– ¿Te has dado cuenta? – preguntó Morti -.
– ¿De qué?
– Ese pivón de ahí. Me está mirando.
– Pues no me extraña.
– Si ya me lo dice mi madre, es que mis ojazos azules llaman mucho la atención.
– Claro, y la gorra amarilla esa de cuadros que no te quitas ni para cagar.
– No es una gorra, es un Deerstalker, como el de Sherlock Holmes.
– Pues serás la versión “empanao” del detective -murmuró Ashrum en voz baja-.
– Oye, ¿crees que a la piva le habrá gustado mi camiseta de los Lannister?
– Sí, sobre todo la molla donde pone “escucha mi rugido”. Te podrías haber comprado una tallita más, macho.
– Ésta me queda bien, además ahora estoy a dieta.
– Lo que tú digas, ¿pido otra ronda?
– Venga vale, pero esta vez con nachos.

– Oye, ¿leíste la teoría del color que te envié por mail?
– Sí, sí, muy interesante.
– Pues podrías aplicarla también a tu ropa.
– Ya lo hago chaval, rojo y amarillo son colores complementarios.
– Y una leche, son concordantes.

En ese momento alguien entra en el local. Morti le da un codazo a su colega derramándole media jarra de cerveza encima. Ashrum lo mira con cara de te voy a… pero observa el cuello tenso y estirado de Morti señalando fijo en una dirección, como un perro de presa. Ya ha visto ese gesto en otras ocasiones.

– Ahí están los pivones del otro día. Ya verás, ya verás, ¡esta noche seguro que triunfamos!

Los Madriles. Escena3
Al entrar esa mañana no percibió el acostumbrado y agradable olor. Un exceso de secreciones ocluía su prominente miembro facial, anoche cogió frío. Aliana Arena enarcó una ceja en actitud reprobatoria. Morti bajó la mirada y se avergonzó al descubrir que calzaba sus viejas pantuflas a cuadros. Ante su turbación ella respondió con media sonrisa insinuante. Una sensación vigorosa recorrió su cuerpo levantándole el ánimo. Cuando él se acercó Aliana bajó su mano y agarró aquella enorme pieza caliente.
– Una barra de pan, por favor.
– Son 40 céntimos.
– Aquí tiene usted.
– Gracias.

Morti dio media vuelta y salió de la panadería.

Publicado el

EL CARRO – OSCAR DIAZ

Muy buenas, ante todo Feliz Año a todos, seguimos al pie del cañón, un año más con todos vosotros, intentando que 2015 sea un año más friki si cabe que el 2014, y esperemos que haya menos crisis y más presupuesto para vuestros hobbys.

Como primera entrada del año os traemos un relato de Oscar Diaz, publicado en EDICIONES SK:

EL CARRO. Primer relato de la colección CARRISTAS ambientado en el universo WARHAMMER 40K.

El planeta Naturell se ha rebelado ante la intransigencia gobernante del Imperio y se ha desatado una guerra civil por todo el planeta. Perdomilo, el jefe de un tanque Malcador será testigo presencial de los combates que se libran por todo el planeta y se enfrentará además a un peligro hasta ahora desconocido.

Os dejamos el enlace en formato EPUB para vuestra descarga, estamos impacientes de conocer vuestras opiniones:
https://app.box.com/elcarroEDSK

Y aquí un enlace a la pagina de Ediciones SK, para que podáis echar un vistazo al resto de publicaciones:
http://www.edicionessk.es/wordpress/obras/

SAludos y que os traigan muchos regalos frikis los Reyes Magos…

Publicado el

Diario de Campaña: La Purga de HYDRA

El mes pasado os expuse un esbozo de nuestra campaña de 40k en el lejano sur galáctico. Para manteneros entretenidos durante las vacaciones de nuestro tendero Gorko os voy a hacer partícipes de algún Diario de los que hemos publicado.
Primero os pongo en antecedentes, la Purga de Hydra es una campaña creada por nuestro compañero Fresh Air y en la que participan:

mapa coloreado inicio 2º turno
Inquisidor Torquemada: Inquisición
Lord Albertus: Caballeros Grises
Comandante Fre´sh Shas´o: Tau
Ozimandias: Necrones
Pustus el Maldito: Guardia de la Muerte
Caudillo Mad-Jakz: Orkos
Ferrum Forge: Amos de Hierro

DIARIO DE CAMPAÑA: – Enero –

Extracto de los archivos imperiales:

Hydra: Sistema planetario conquistado por la legión de los Manos de Hierro durante la era de la Gran Cruzada. Se constataron ruinas pretecnológicas en el subsuelo de algunos planetas, origen desconocido.
Dread Manos Hierro
Los principales planetas del sistema son gemelos (Hydra y Gorgón), orbitan en paralelo. Valmarus es un yacimiento de kantanio convertido en planeta-manufactorum en el 35º milenio por el Adeptus Mechanicus, una luna helada orbita a su alrededor. En la última centuria los yacimientos se han ido agotando.

La población civil fue destinada a la nueva colonización del sistema Danubio en 41.133 por orden del Administrorum, salvo operarios bajo control del Mechanicus.

Última emisión desde el planeta Valmarus:
– Deserción generalizada de los operarios mineros tras la aparición de cadáveres descuartizados. La guardia catafracta no consigue retenerlos. Solicitamos refuerzos para continuar con la extracción. –

– ¿Hora del mensaje y localización?
– Hace 13 horas y 17 minutos, zona central 213.448, mi Señor Inquisidor.-
– Demasiado tarde quizás… envíen una fuerza de caballeros grises al Manofactorum principal de Valmarus. Un comando de incursión a explorar las ruinas en Gorgón. El resto de la flota diríjanse a Hydra. Dirigiré personalmente las operaciones desde la órbita de Syba, quiero informes inmediatos desde todos los frentes.

Planeta VALMARUS
Amo Noche
Los caballeros grises descendieron con sus cañoneras Stormraven sobre el manofactorum para encontrarse un paraje en llamas, el asalto ya había comenzado. Lograron abrirse paso entre los cielos de las factorías abatiendo a un Draco demoníaco. El interior de las minas era infernal, estaba invadido por marines herejes que portaban horrendos trofeos y cascos alados. Lo que es peor, habían conseguido someter bajo su mando a muchos de los operarios imperiales, ahora parecían locos psicópatas. Actualmente era irrecuperable. Los caballeros grises salieron del complejo y tomaron posiciones defensivas en las zonas norte y sur del planeta.

Al mismo tiempo se disputaba otra factoría del planeta. Fuerzas del naciente imperio Tau, al mando de Fre´sh Shas´o , atacaban un enclave a manos de los orcos. La capacidad del uso armamentístico y las tácticas de apoyo de fuego eficaz lograron erradicar la presencia de la raza verde en Valmarus.

SYBA: la luna helada
Pustus
El Inquisidor Torquemada pensó que era el momento de tomar la iniciativa. Los datos del Megaúspex indicaban actividad en sólo uno de los dos complejos de ruinas arcanotecnológicas. Envió al capitán de los caballeros grises a tomar posesión tanto del complejo deshabitado como del resto de la esfera helada. Mientras, él en persona, encabezaría el asalto contra uno de sus más odiados enemigos: Pustus el maldito.

El asalto inicial fracasó, los asquerosos y descompuestos marines de plaga eran demasiado tozudos para morir. Los séquitos inquisitoriales no podían hacerles frente.

Torquemada
Se construyeron emplazamientos defensivos y se intentó una segunda oleada con Caballeros Grises y apoyo aéreo y de centuriones devastadores del capítulo de Ultramarines. Hubo bastantes bajas, algunas debidas a la climatología extrema de la luna. El Inquisidor general comandó en persona el asalto, limpiando las grutas de marines desleales y de inmundos demonios.

Sin tiempo para consolidar las posiciones obtenidas, la Inquisición fue atacada por los Amos de Hierro. La batalla en las ancestrales ruinas de Syba fue fría pero sangrienta. Torquemada consiguió repeler el asalto de estos corsarios herejes y reclamar toda la superficie lunar para el Imperio.

Publicado el

Un chiste verde

Nuestra historia transcurre en el lejano planeta de Angelis. Allí durante miles de años, los orkos que lo habitan han estado llevando una vida normal, discutiendo, peleando, dándole golpes a cada kanijo que pasaba cerca… el día a día de la sociedad orka vaya.

Y así fue hasta que una buena mañana, un mecánico orko visionario miró hacia las estrellas y se dijo “Ya ez hora de patear otroz trazeroz”, así que comenzó la construcción de un inmenso gargante orko, para machacar a todos los que se cruzaran en su camino. A los orkos de Angelis, por supuesto, les encantó la idea y muy pronto todos estaban dedicados a la construcción de la monstruosa máquina de guerra.

Sin embargo, muy pronto surgieron desavenencias. A medida que el gargante crecía y tomaba forma, un grupo numeroso de orkos empezó a verlo como la representación de Gorko, el dios violento y brutal de los orkos, mientras que otro grupo importante de orkos lo vio como la representación de Morko, el dios astuto y traicionero de los orkos. Por supuesto, estos dos grupos siempre están discutiendo y peleando entre si, pero eso no evita que los orkos continúen incansablemente trabajando en el gargante. Cuando esté terminado, los orkos de Angelis lanzaran su ¡waaagh!, y entonces, para variar, dejaran de pegarse entre si, para pegar a los demás. Por supuesto, los orkos no llaman a su planeta Angelis… lo llaman Gorkamorka.

——————————————————————————————————————————————————————–

Caía la noche en la ciudad de Mekaburgo. Al ser un planeta fundamentalmente desértico las temperaturas bajaban a una velocidad considerable a esas horas, por lo que los orkos que aún continuaban por las calles de la ciudad, se apresuraban a encontrar algún refugio para pasar la noche.

Un viejo orko cambiaba en medio de toda esa vorágine, intentando también encontrar algún sitio donde resguardarse del frio. Era un viejo morkista, jubilado ya de las peleas de bandas. Tenía una pierna de palo, ya que la suya se la arranco de un mordisco un mutante, y además estaba ciego por culpa de un accidente con el motor de su antiguo carro. A causa de su ceguera, se había despistado caminando por la ciudad y se encontraba lejos de sus sitios habituales de pernocta, donde ofrecía a los jóvenes morkistas un sinfín de historias, algunas ciertas y otras inventadas.

Quiso el destino que el primer lugar que encontró el viejo orko para resguardarse fuera una tasca frecuentada por gorkistas. Si nuestro protagonista hubiera podido ver donde se metía, quizás se lo hubiera pensado mejor antes de entrar, pero como no veía donde estaba, camino resueltamente hacia la barra y tomo un asiento libre.

El ambiente del bar era ensordecedor. Los orkos gritaban y reñían entre si, mientras degustaban grandes cantidades de cerveza de hongos que, un par de atareados gretchins, iban sirviendo. Sin embargo, el viejo orko consiguió finalmente hacerse oír, y bebió con gusto un largo sorbo de la cerveza de hongos que le acababan de poner delante.

– ¡Aaaaaahhh! – Gruño con satisfacción el viejo orko sin hablar con nadie en particular – Hazia mucho tiempo que no probaba una zerveza tan buena. Me ha puezto de buen humó, zi señor. Oz voy a contar ahora mizmo un chizte zobre gorkiztaz que oz vaiz a partir la caja…

Poco a poco, el murmullo del bar fue apagándose, y una treintena de minúsculos ojos rojos fueron posándose en el viejo orko. Aunque el morkista no lo sabía lo miraban con abierta hostilidad, como deseando que hiciera o dijera cualquier cosa para abalanzarse sobre él.

Mientras, el gretching que estaba detrás de la barra, pensando que después de todo el tumulto que se iba a formar le iba a tocar a él recogerlo todo, se acercó disimuladamente al viejo morkista y le dijo.

– Zeñor… dizculpe… pero quiero avizarle de que el zeñor que tiene uzted al lado ez uno de loz noblez gorkiztaz maz poderozoz de Mekaburgo, que al otro lado ze encuentra uno de loz maz afamadoz luchadorez de pozo gorkizta y que eztan aquí también doz o tres bandaz completaz de gorkiztaz… ¿Ezta uzted zeguro de zeguir queriendo contar eze chizte?

El viejo morkista se rasco la cabeza con parsimonia, y dijo después de unos momentos de pensativa meditación

– Mejor no… pazo de tener que ezplicarlo trez o cuatro vezez…