Aerógrafo con compresor, la herramienta esencial para mejorar tu nivel de pintura

¿Quieres dar un salto de calidad en tus miniaturas? El aerógrafo con compresor es la mejor forma de conseguirlo. Y es que esta herramienta, que en principio puede parecer complicada de utilizar, conseguirá unos resultados excepcionales en cuanto te hagas con ella.

Saca los mejores colores a tus miniaturas con un aerógrafo

El aerógrafo es un instrumento que te permite pintar las superficies de la miniatura de una forma homogénea, ahorrándote tiempo y pinceladas. Se puede utilizar tanto para aplicar capas base como para crear efectos espectaculares.

Junto a un compresor para aerografía, conseguirás que tus miniaturas tengan una pintura mucho más pulida y perfecta. Serás capaz de crear maravillosos degradados, asombrosos efectos de sombra e incluso, con las plantillas adecuadas, implementar símbolos en tus miniaturas.

Pero además de a las miniaturas, el aerógrafo es una excelente opción para aplicar en piezas grandes de escenografía. Disfruta de un campo de batalla a la altura, bien colorido y que sea la envidia de todos tus amigos.

¿Cómo se utiliza un compresor para aerografía?

Aunque parezca todo lo contrario, utilizar un aerógrafo con compresor es bastante sencillo. Las primeras veces lo más complejo será prepararlo todo, pero en cuanto lo vayas utilizando te darás cuenta que bien merece la pena utilizarlo.

Los pasos para utilizar un aerógrafo para pintar miniaturas y escenografía son:

  1. Conecta la manguera de aire tanto a la boquilla del compresor como al aerógrafo antes de encenderlo.
  2. Prepara y vierte la pintura en la cazoleta del aerógrafo. Dependiendo de la pintura y qué vayas a pintar, el proceso puede ser distinto, por lo que es fundamental consultar las instrucciones del fabricante.
  3. Aprieta el gatillo y suelta la pintura pulverizada sobre el objetivo. Ves realizando las pasadas que sean necesarias hasta conseguir el resultado deseado.
  4. Finalizado su uso, retira la pintura que no se ha utilizado de la cazoleta. Luego, coloca un limpiador en ella y suelta ráfagas hacia un recipiente para limpiar el interior del aerógrafo.
  5. Desmonta el aerógrafo y limpia el resto de piezas para asegurar mayor vida útil.

También tienes la opción de acudir a cursos de iniciación a la aerografía, donde pueden enseñarte a utilizar el aerógrafo que has adquirido. Otra posibilidad es que un amigo que ya tenga uno te enseñe la forma de utilizarlo

Mostrando los 9 resultados

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No hay productos en el carro.

Seguir comprando